Presentación del “Informe Sectorial Transporte Ferroviario”

Presentación del “Informe Sectorial Transporte Ferroviario”

El día 13 de marzo a las 16.30 horas en el Salón Illia del Honorable Senado de la Nación será presentado el “Informe Sectorial Transporte Ferroviario” elaborado por el Presidente de la Auditoria General de la Nación.

La mesa de oradores estará integrada por los Senadores Alfredo Martinez, Gerardo Morales y Fernando “Pino” Solanas, el Auditor General Alejandro Nieva, el Dr. Leonardo Menghini abogado de los familiares de la tragedia de Once, el Premio Novel de la Paz Adolfo Perez Esquivel y Leandro Despouy, presidente de la Auditoria General de la Nación.

Leandro Despouy ratifica los fundamentos de los informes sobre aduanas

Leandro Despouy ratifica los fundamentos de los informes sobre aduanas

Martes 13 de agosto de 2013

 

Resulta sorprendente y llamativo, que el fiscal Emilio Guerberoff se haya pronunciado descalificando los informes de la AGN, sin haber compulsado previamente la documentación que respalda sus observaciones con respecto al crítico funcionamiento de las Aduanas.

Queremos señalar que en esta última década es la primera vez que, quienes tienen la responsabilidad de investigar, en lugar de requerir la documentación que respalda los informes de la AGN, intentan invalidar de plano sus observaciones, desconociendo así el carácter científico y objetivo de sus estudios y la excelencia de sus cuerpos profesionales.

La AGN ha auditado más de 50 Puertos nacionales y la mayoría de los aeropuertos del país. El último informe (aprobado por unanimidad mediante la Resolución  AGN Nº 117/2013) está referido a los puertos de:

  • Campana, de donde partieron los dos últimos cargamentos de droga descubiertos en España y Portugal;
  • San Lorenzo, donde una vez más la AGN comprobó grandes debilidades de control similares a las que ya había verificado hace años. (Por ejemplo en la Resolución 84/2012 y 16/2008);
  • Buenos Aires, donde las propias autoridades reconocen en forma unánime, precisa y conteste carecer de software adecuado para detectar la diferencia entre sustancias orgánicas e inorgánicas, vale decir, detectar estupefacientes.

En el punto 4.2.2.1, página 24, del informe de auditoría (aprobado por unanimidad mediante la Resolución 117/2013) publicado en la página web de la agn, se leen las distintas declaraciones formuladas por las propias autoridades de la aduana:

Jefe de la Sección Terminal I, II y III: “Los radiólogos que operan en los distintos escáneres del Puerto de Buenos Aires manifestaron en reiteradas ocasiones que los equipos ‘…no diferencian entre materiales orgánicos de inorgánicos…’, es decir que la posibilidad de detectar estupefacientes está directamente relacionada con la capacidad de análisis de la imagen espectográfica que realiza el operador de equipo.”

Jefe de la Sección Terminal IV: “… Por lo expuesto el suscripto interpreta que los scanners que poseen las Secciones Terminales Aduaneras, no diferencian sustancias orgánicas de las inorgánicas, si bien su utilización como control no intrusivo, es disuasivo, no detecta estupefacientes…”

Jefa de la Sección Terminal V: “La unidad escáner con la que contamos no diferencia sustancias orgánicas de inorgánicas, por ende no detecta estupefacientes, la imagen espectográfica refleja una imagen homogénea de la carga…”

Jefe de la Sección Terminal Sud manifestó con relación al equipo con el que cuentan y a su capacidad de detectar estupefacientes que: “No resulta suficiente, dado el caudal de la operatoria. El mencionado equipo no detecta estupefacientes…

El Presidente de la AGN pone a disposición de la justicia los papeles de trabajo que sirven de sustento a los distintos informes realizados sobre aduanas y solicita a las autoridades encargadas de realizar actividades de investigación que se apoyen en ellos si su propósito es realmente el de establecer responsabilidades y no de encubrir debilidades manifiestas en la actividad de control que afectan gravemente el interés nacional.

 

 

(Video) El gobierno sin control

Leandro Despouy participó del programa “Argentina para Armar” que se transmite por TN con la conducción de Maria Laura Santillan

Primera Parte

[stream provider=video base=x:/leandrodespouy.com/wp-content/uploads/2013/03/ flv=apa1.mp4 img=apa1.jpg embed=false share=false width=480 height=270 dock=true controlbar=over bandwidth=high autostart=false responsive=16:9 /]

 

Segunda Parte

[stream provider=video base=x:/leandrodespouy.com/wp-content/uploads/2013/03/ flv=apa2.mp4 img=apa2.jpg embed=false share=false width=480 height=270 dock=true controlbar=over bandwidth=high autostart=false responsive=16:9 /]

 

 

TBA: La dramática certeza de que el choque podría haberse evitado

TBA: La dramática certeza de que el choque podría haberse evitado

La semana pasada publiqué este artículo de opinión en La Nación:

Lo más tétrico de la tragedia de Once, a un año de ocurrida, es la certeza de que podría haberse evitado. Todos los elementos que surgen de los informes de la Auditoría General de la Nación (AGN) y de las investigaciones judiciales en curso confirman esta dramática evidencia: el siniestro fue el resultado de un desempeño estatal crónicamente pésimo y de una gestión empresarial ineficaz y fraudulenta.

Ya los informes de la AGN de 2008 y marzo de 2012 describieron con nitidez y precisión el estado deplorable de las vías, la señalización y el material rodante con que funcionaba la concesión del Ferrocarril Sarmiento. En esas condiciones, la tragedia de Once tenía altas chances de producirse.

Las reiteradas advertencias de la AGN no fueron escuchadas por el gobierno nacional, que debía controlar al concesionario, ni por el Congreso, donde la mayoría oficialista en la comisión parlamentaria que examina sus informes, en vez de darle tratamiento, intentó la destitución del presidente de la AGN para invalidar los informes producidos en los dos últimos años, que actualmente constituyen una prueba fundamental en la causa judicial que investiga la tragedia que produjo 51 muertes y más de 700 heridos.

En este contexto, aunque tardía, resulta importante para el futuro la decisión del Ministerio del Interior y Transporte -Res. 62, del 18 de julio de 2012- donde instruye a sus distintas dependencias que tomen en cuenta las recomendaciones de la AGN. Lo cierto es que, hasta hoy, todas las hipótesis por las que transita la causa judicial conducen a una severa responsabilidad estatal y empresarial: “…estrago culposo y administración fraudulenta…”, según el fiscal Delgado; “…imprudencia y negligencia agravada por muertes…”, ha dicho la Cámara Federal, que también acusó a funcionarios y empresarios por defraudación.

Visto el siniestro en perspectiva, sus orígenes se sitúan en una administración caracterizada por un manifiesto desinterés y elusión de los controles gubernamentales, lo que condujo a la degradación de la calidad y el agravamiento de las condiciones de inseguridad del servicio ferroviario, en el marco de un proceso de desinversión.

justicia

A eso se suma el manejo ultraliberal de los subsidios, puesto que no se exigió rendición de cuentas ni se verificó su destino ni su impacto sobre la prestación del servicio. El crecimiento exponencial de estos fondos desalentó las inversiones genuinas y gestó una suerte de cultura del incumplimiento de las concesionarias, que mientras más recursos públicos recibían menos se aplicaban a mejorar el funcionamiento, colocando al sistema ferroviario al borde del colapso.

Esta conducta discrecional alimentó desviaciones de fondos estatales y sospechosas prácticas de corrupción tanto en el ámbito gubernamental como en el empresarial, las cuales adquirieron notoriedad con el ostentoso comportamiento del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, que mostraba con descaro las prebendas que le daban los destinatarios de los subsidios que él mismo distribuía.

Pero las derivaciones del siniestro de Once muestran que la problemática ferroviaria no se detiene en el colapso, la obsolescencia y la prebenda. A lo largo de estas dos últimas décadas, los residuos contaminantes de la corrupción cimentaron en su estructura la conformación de peligrosas mafias capaces de actos delictivos como el homicidio de Mariano Ferreyra, por el que se encuentra procesado el sindicalista José Pedraza.

Por eso tiene tanta importancia que se investigue con celeridad el asesinato de Leonardo Andrada, cuyo testimonio fue clave en la causa Once y cuya muerte entraña un mensaje perverso. Y aunque nadie está en condiciones de aseverar hoy si el verdadero móvil fue la venganza, el robo o la intimidación, en el contexto actual este último efecto ya se ha producido.

La corrupción no sólo mata. En el escenario mismo de la muerte ella alienta la violencia ciega de la intimidación y la amenaza, frente a las imborrables huellas de dolor de los familiares.

http://www.lanacion.com.ar/1556259-la-dramatica-certeza-de-que-el-choque-podria-haberse-evitado

Leandro Despouy recibió a Rodolfo Terragno

Leandro Despouy recibió a Rodolfo Terragno

 El Presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, recibió hoy en su despacho a Rodolfo Terragno. Ambos analizaron el sistema de control de los actos de gobierno, que a juicio de Despouy es indispensable a fin de tener una verdadera democracia. El titular de la AGN ha sido respaldado recientemente por todas las fuerzas opositoras, que resistieron el intento oficialista de desplazarlo del cargo.

Terragno, que es candidato a senador nacional, tiene un proyecto para reformar el artículo 122 de la Ley 24.156, al cual considera violatorio del espíritu de la Constitución nacional. Ese artículo ha convertido a la AGN en un órgano colegiado, que puede ser dominado por el partido político del gobierno de turno.

“Los corruptos en el Gobierno quieren arrasar con todo”

“Los corruptos en el Gobierno quieren arrasar con todo”

Comparto con ustedes una entrevista del diario ABC de Paraguay

Todos los organismos de control del estado, fueron destruidos o anestesiados en la Argentina. El gobierno de Cristina Kirchner intentó dar un manotazo al último contralor que existía, a cargo del politólogo internacional Leandro Despouy. La oposición alistó filas para defender uno de los últimos bastiones que restan del monopolio kirchnerista. En esta entrevista, Despouy, como otros defensores de la democracia y la libertad, afirma que la corrupción busca arrasar con todo.

Leandro Despouy, auditor general de la República Argentina, zafó de una amenaza de ser

destituido por sus investigaciones de las instituciones oficiales. / ABC Color

–¿Cómo logró capear ese intento del Gobierno (de Cristina Kirchner) de destituirlo?

–Todos los organismos de control del Estado han sido destruidos o anestesiados. Una de las cosas que más me han sorprendido –y que ha sorprendido a todos– es la repercusión internacional que ha tenido el intento del oficialismo de destituirme.

–La Argentina está en el candelero internacional siempre, especialmente ahora. ¿Es un acoso? ¿Qué busca el Gobierno?

–Estoy sorprendido por el interés de tantos países. Tengo una vinculación histórica con el pueblo paraguayo. Podría ser comprensible una actitud solidaria, pero no pensé que iba a tener una repercusión tan grande mi destitución. Fue una medida completamente arbitraria. Una comisión del parlamento de mayoría oficialista se atribuyó facultades en nombre de la mayoría para destituirme

–¿Cuáles son los motivos que alegaron?

–Dicen que desde hace dos años no soy más auditor de la Nación. Esgrimieron una cuestión reglamentaria interna; ninguna objeción legal.

–¿Por qué no pueden hacerlo?

–El cargo de auditor general pertenece a la oposición, porque ejerce el control externo del Estado. Controla al oficialismo. Vale decir, el cargo le pertenece al (principal) partido de oposición. Por lo tanto, esa comisión no tiene ninguna facultad para pronunciarse y destituir a una autoridad constitucional. Tampoco las tiene el Congreso. A mí no me designa el Congreso. Me designa la oposición.

–¿Qué iba a significar su destitución?

–Un intento de golpe de Estado institucional para destruir el único órgano de control objetivo del Estado, no dependiente del Ejecutivo que está vigente. Todos los otros órganos de control han sido totalmente destruidos.

–¿Por el gobierno de Kirchner? ¿Cuáles?

–Destruyeron la Sigen, el órgano de control interno del Estado, que designa el Ejecutivo. Nunca hizo una observación. Está totalmente anulado. La Oficina Anticorrupción, que es otro organismo, tampoco funciona. Pusieron ahí a personas adictas al Gobierno. No se conoce que haya hecho algún tipo de observación. En la fiscalía, prácticamente obligaron a renunciar al titular. Lo descabezaron. Nunca permitieron que se nombrara al Defensor del Pueblo.

–¿El único que quedaba es usted?

–Lo único que quedaba era la Contraloría. Me querían sacar, pero no me fui. Tuve el respaldo de la Unión Cívica Radical, de todas las fuerzas de la oposición. Ellos ratificaron su voluntad de mi continuidad.

–¿A qué se debe el ataque? ¿Qué buscan?

–La auditoría viene realizando investigaciones sobre hechos que comprometen seriamente a las autoridades del Estado.

Ver entrevista completa